Cuando el varón no consigue eyacular

Existen algunos varones que tiene dificultad para conseguir eyacular y algunos pocos ue nunca lo consiguen. Fernando Susaníbar nos escribe en su blog las situaciones que pueden ocasionar este mal.

Eyaculación inhibida y aneyaculación
La Eyaculación Inhibida (EI), retardada o Aneyaculación, es un tipo de disfunción eyaculatoria que consiste en la incapacidad del hombre para eyacular durante el encuentro erótico aunque no necesariamente durante la masturbación.
Se le clasifica en EI “de por vida” cuando acontece desde la primera práctica erótica o EI “adquirida” cuando aparece tras relaciones eróticas normales previamente.
Además puede ser categorizada como “global”, si acontece en todos los encuentros eróticos y con todas las parejas sexuales, o puede ser “intermitente y situacional”, cuando se asocia a una pareja en concreto.
Según Perelman, hasta un 75 % de los varones con EI adquirida son capaces de masturbarse hasta la eyaculación.
Como el caso de otras Disfunciones Sexuales, los hombres con EI Suelen reportar niveles elevados de ansiedad, insatisfacción sexual, problemas interpersonales y de pareja, así como problemas de salud general respecto a sus contrapartes sexualmente funcionales.
Una característica distintiva de estos hombres es que normalmente no tienen dificultad para alcanzar o mantener sus erecciones, sin embargo, reportan niveles bajos de excitación subjetiva comparados con controles sexualmente funcionales.


Epidemiología 
La eyaculación inhibida (IE) es un desorden eyaculatorio mucho menos común que la Eyaculación Precóz. Su prevalencia en la población general masculina se estima en 1,5 por 1000 habitantes, incrementándose hasta el 3 al 4 % en varones por encima de 65 años. 

Etiología y riesgo
Cualquier compromiso a nivel sicológico o enfermedad sistémica o cualquier procedimiento quirúrgico o fármaco capaz de interferir en la vía central del control de la eyaculación, la aferencia o eferencia de los conductos eyaculadores, del cuello vesical, de los músculos de la pelvis pueden resultar en EI, Aneyaculación y Anorgasmia. Sin embargo, la mayoría de los hombres con EI no tienen una etiología somática clara. Más bien se asume una etiología de orden psicogénico para estos hombres que debería intentar verificarse a través de una apropiada historia psicosexual. De manera similar a otras dificultades sexuales, la mayoría de los casos de EI resultan de la asociación de factores organogénicos y psicógenos.

CAUSAS ANEYACULACION, EYACULACION INHIBIDA O RETARDADA
Psicógeno
Eyaculación inhibida
Congénito
Quiste conducto de Muller
Anormalidad conducto de Wolff
Síndrome de Prune Belly
Causas Anatómicas
RTU Próstata
Incisión del cuello de la vejiga
Causas Neurogénicas
Neuropatía diabética
Injuria medula espinal
Prostatectomía radical
Cistoprostatectomía radical.
Proctocolectomía
Simpaticomectomía bilateral
Aneuristectomía aórtica abdominal.
Lifadenectomía para aórtica
Infectiva
Uretritis
Tuberculosis genitourinaria
Schistosomiasis
Endocrino
Hipogonadismo
Hipotiroidismo
Fármacos
Alfa metil Dopa
Diuréticos Tiazídicos
Antidepresivos tricíclicos  e IRSS
Fenotiazina
Abuso de alochol

Causa Orgánica
En general, la mayoría de causas de EI deberían poder ser identificadas mediante una historia clínica minuciosa en la cual se detecte algún sustrato etiogénico que podría incluir enfermedades sistémicas, el uso de fármacos, cirugías y/o accidentes.
Aún así en lo casos de EI “de por vida” la identificación de factores fisiológicos inherentes pueden ser mucho más difíciles de discernir clínicamente. En principio, el gobierno de la eyaculación y la latencia eyaculatoria son posiblemente una interacción ordenada y sincronizada que involucra la corteza superior y los sistemas simpático y parasimpático.
Típicamente los factores etiológicos provienen de una afectación predecible: anatómica, quirúrgica, neuropática, endocrinas o por uso de medicamentos.


Lo más común dentro de la práctica urológica puede ser el compromiso del cuello vesical en la cirugía desobstructiva de la próstata. En general, todos los tipos de EI muestras una mayor prevalencia y severidad de los síntomas independientes de los síntomas del tracto urinario inferior. Los fármacos antidepresivos del tipo Inhibidores de la Recaptación de la Serotonina, pueden inhibir o retrasar la eyaculación. Las lesiones medulares por su parte, pueden afectar seriamente la capacidad para la eyaculación dependiendo del nivel y del tipo de lesión y además puede verse afectada también la erección.


Menos del 5% de los pacientes con lesiones motoras superiores de los neuronas conservan la capacidad para eyacular.

La obtención de semen para técnicas de reproducción asistida para hombres con lesión de la Médula Espinal, se pueden obtener a través estimulación vibratoria, electro-eyaculación o aspiración percutánea de semen de los conductos deferentes. Las biopsias testiculares de hombres con lesión medular tienen con más frecuencia disfunción testicular, alteración en la densidad y en la motilidad del esperma.

Artículo Original: www.madridurologia.com




Dr. Luis Susaníbar Napurí
Especialista en Urología y Medicina Sexual
Contactos:
http://urologiaperuana.blogspot.com/      
Consultas: 511 3324009  /  Móvil:  511 989662887
Av. Brasil 935. J. María. Av. Nazarenas 695. Surco
www.urologiperuana.com

Publicamos todos los días...!

Cirugía láser de próstata