La urodinamia en niños

Los niños pueden tener muchos problemas urinarios como infecciones, vejiga hiperactiva, enuresis, disuria, malformaciones congénitas y problemas neurológicos; todos ellos pueden alterar el normal funcionamiento de las vías urinarias, y es menester del especialista evaluar si estas se encuentran funcionando adecuadamente
Un tema muy delicado y poco comentado es el de la evaluación funcional del sistema urinario en los niños, y debido a las últimas consultas que hemos tenido al respecto, nos animamos a escribir unas líneas al respecto.
Por Luis Susaníbar Napurí, a solicitud del Dr. Luis Susaníbar Pérez
Evaluación funcional urinaria en niños
La evaluación de un niño siempre será un reto para el profesional de la salud, y en el caso de la urología a veces una tarea titánica.
Si bien el aparato urinario de los niños está compuesto por los mismos elementos que en los adultos como son los riñones, uréteres, vejiga y uretra; la maduración del sistema urinario se ve afectada por la edad, el sexo del menor y los factores externos.
Los urólogos muchas veces necesitamos realizar exámenes incómodos a las personas, y en el caso de los menores, pueden ser inclusive muy molestos y en ocasiones traumáticos.
Es por eso que idealmente estos estudios deben realizarse con personal capacitado en la atención de niños y en ambientes debidamente acondicionados, que cuenten con elementos distractores (juguetes) y disuasivos, lo que implica un centro especializado en niños...!
Muchas veces los padres acuden para pedir una segunda, tercera o cuarta opinión, y al ser las causas muy variadas y generalmente crónicas, el estrés generado en la familia se suma a la enfermedad de fondo. Es por eso que nosotros siempre hacemos incapié en la necesidad de realizar una evaluación multidisciplinaria que implique urólogos, pediatras, psicoterapeutas, psiquiatras, urofisioterapeutas y gastroenterólogos; recurriendo de ser necesario a alguno o todos los anteriormente citados.

Exámenes sencillos a realizar
La frase en latín Primum non nocere, significa primero no hacer daño, una frase atribuida a Hipócrates que escuche desde mis inicios médicos en casa, al recibir las primeras enseñansas urológicas de mi padre, es en los niños la conducta habitual. Es muy importante realizar las pruebas mas sencillas con el fin de no incomodar al menor, es decir de "no hacerle daño", entiendase esto en el sentido figurativo. Es conveniente comenzar con exámenes de menor coplejidad, no molestos o sencillos, para ir gradualmente utilizando, si fuera el caso, los de mayor nivel.
  1. Historia Clínica
    1.  El primer contacto con el menor es tal vez lo mas importante, establecer la relación médico paciente con el niño no es sencillo. Además debemos ser exhaustivos en la anamnesis o entrevista con el menor y los padres, para de esta manera obtener la mayor cantidad de datos sintomatológicos, antecedentes de enfermedades del pequeño  (a), antecedentes familiares, estilos de vida, costumbres, tipos de comida, ingesta de líquidos; y una larga lista de etceteras. Lo fundamental, ganar la confianza del niño.
  2. El diario miccional
    1. Es de gran valor conocer la calidad de la orina, es decir cómo, cuando, dónde, con que frecuencia y que volumen orina el niño. Para esto podemos realizar un control estricot de los volúmenes y horas miccionales, y llevar la cuenta en un pequeño diario o libreta. El tiempo recomendado es de 7 días, pero con unos 3 o 4 serán más que suficientes para groso modo el profesional obtenga la información requerida.
  3. La Uroflujometría
    1. Medir el flujo es un sinónimo de medir, por así decirlo, la fuerza con la que orina una persona. En los niños dicho flujo puede estar normal o disminuído. La prueba que puede objetivarlo se denomina flujometría o mas apropiadamente, uroflujometría. Este examen es muy sencillo: el niño luego de beber una cantidad de líquido que depende del peso y edad, miccionará en un retrete o bacín que está conectado a un  computador. El software irá arrojando valores del comportamiento del flujo durante toda la micción, para su posterior evaluación. El menor sólo tendrá que orinar en un bacín especial, un método nada incómodo como ven.
  4. La ecografía
    1. Posiblemente el examen menos invasivo, menos incómodo para el menor. Es de gran utilidad para la medición de la capacidad vesical, el resíduo postmiccional, y la anatomía renal.

Exámenes complejos en niños
Existen una serie de exámenes realizados en niños con disfunción urinaria con el objetivo de obtener un diagnóstico preciso.
Debemos recordar que estos exámenes sólo deben ser realizados si los resultados van a cambiar nuestra presunción diagnóstica y si van a aportar positivamente en el tratamiento, pues estos exámenes como ya lo señalamos anteriormente, suelen ser muy molestos.
Además de estar capacitados en la realización del examen, el médico debe tener experiencia en la realización de los mismos en niños, pues de la relación que entable con ellos dependerá el resultado final y sobre todo la tolerancia al examen. Por citar un ejemplo, una cistografía puede ser realizada por muchos radiólogos capacitados, pero una cistografía en un niño, que consiste en poner una sonda por la uretra, debe ser realizada de manera rápida y lo menos dolorosa posible, y para esto contamos con pocos profesionales en el medio (Perú) con esas habilidades.
Finalmente exámenes para niños como la vídeo urodinamia, flujometría y cistometría, tienen  interpretaciones muy distintas en comparación con los pacientes adultos, y al ser procedimientos incómodos, se debe aprovechar esa única y valiosa oportunidad de realizar el examen, en manos de un profesional dedicado a niños.
Los exámenes más frecuentemente realizados en nuestro medio son:
  1. Cistometría (estudio urodinámico)
      1. La urodinamia es un examen utilizado para evaluar el funcionamiento de las vías urinarias inferiores, es decir cómo se comporta la vejiga y la uretra durante la micción. Mediante este examen el urólogo está en capacidad de estudiar el llenado y vaciamiento vesical (micción) y todos los fenómenos que se presenten durante estas dos fases. El inconveniente es que será necesario introducir un catéter en la uretra (por el pene) y en el recto, con el fin de relizar las mediciones respectivas, las cuales serán analizadas posteriormente con la ayuda de un computador. Esto último hace del examen un procedimiento muy incómodo para el menor, además será necesario que se encuentre despierto por lo que una sedación o anestesia no son de utilidad
  2. Cistoscopia
    1. Consiste en introducir a través de la uretra una pequeña cámara, con el fin de estudiar la anatomía de la uretra y vejiga. Per se es un examen incómdo, y nosotros siempre lo realizamos con aestesia y sedación.
  3. Cistrografía miccional
    1. Es un examen que permite evaluar la anatomía vesical, uretral, el comportamiento de la vejiga y la uretra durante la micción. Además provee importante información sobre enfermedades de reflujo. El inconveniente nuevamente, la introducción de un catéter en la uretra.
  4. Vídeo uridinamia
    1. Símil a a cistometría, sino que adicionalmente se utiliza un equipo de vídeo fluoroscopia para visualizar los fenómenos miccionales a tiempo real. Un examen oneroso, que se realiza en pocos centros en Lima, Perú.
Para finalizar, es necesario indicar que la solicitud de estos exámenes siempre son con fines diagnósticos. debemos agotar siempre los exámenes "sencillos" para recurrir a los mas "complejos", ya que estos últimos son incómodos. 
En Urología Peruana contamos con un grupo de especialistas urólogos, psicoterapeutas urofisioterapeutas y radiólogos, con la capacitación necesaria para el manejo de enfermedades genito-urinarias en niños.

Publicamos todos los días...!

Cirugía láser de próstata