Enfermedad de La Peyronié: ¿por qué se produce?

Se desconoce la causa del por qué algunos varones desarrollan la enfermedad de La Peyronié, lo que se sabe es que deben estar genéticamente predispuestos.

Fisiopatológicamente se describe como una secuela fibrótica postraumática seguida de una reacción autoinmune en población genéticamente predispuesta. Se ha encontrado una mayor incidencia, en relación con la población sana, de asociación con ciertos antígenos de histocompatibilidad (HLA), específicamente B-27 y un pequeño grupo B-7 así como asociaciones con el antígeno HLA, clases DR- 3 y DQ-2. Más recientemente se ha evidenciado un aumento en la expresión de la proteína TGFb (1-2).

Trauma en el coito
El trauma o microtrauma coital, que no todos los pacientes manifiestan durante la confección de la historia clínica, genera un hematoma entre las capas de la albugínea y entre la albugínea y el tejido eréctil. Este hematoma, se organiza y paulatinamente, en vez de restituirse “ad integrum”, provoca un cambio en su estructura morfológica secundario a una reacción autoinmune, dando lugar a la formación cicatrizal rica en colágeno acompañada por una liberación exagerada de citoquinas. Las citoquinas, son proteínas liberadas, entre otras células, por el sistema inmune (linfocitos y macrófagos) y en muchas ocasiones esa transformación histológica de la placa fibrótica lleva incluso hasta su osificación. Es importante considerar que no todos los varones que sufren un trauma o un microtrauma coital desarrollan esta alteración fibrótica de la albugínea, sino que se ha podido determinar una condición o predisposición genética de los hombres que padecen de esta enfermedad.

El trauma coital puede suceder de dos maneras
  1. Pene en máxima erección: en donde por un brusco movimiento coital, proceso masturbatorio, o por el trauma del pene contra el periné de la mujer cuando ella está arriba durante el coito (algunos lo conocen como conejos).
  2. Pene en semierección: este es el mecanismo más frecuente. El varón mayor de 50 años con erecciones con menor rigidez y que por lo general sus parejas no tienen un correcta lubricación provocan una fuerza axial desde el glande para poder penetrar. Incluso durante los movimientos del coito el pene semirígido, paulatinamente, provoca micro dobleces de la túnica albugínea, que luego se fibrosa, formando la placa cicatrizal. 

Publicamos todos los días...!

Cirugía láser de próstata