Incontinencia urinaria: aspectos iniciales


La pérdida de orina conocida médicamente como incontiencia urinaria, es un tema de frecuente consulta en la especialidad.
Mujeres y hombres en diversos grados de intensidad y frecuencia la padecen.
En algunos casos es tan molesta que inclusive afecta social y psicológicamente al paciente.
Trataremos de abordar este importante tema, que por su extensión, será objetivado en varios capítulos.

La incontinencia urinaria (IU) es definida por el Comité de Normalización de la Sociedad Internacional de Continencia como:
"una condición en la cual la pérdida involuntaria de orina es un problema social o higiénico y es objetivamente demostrable" .
La micción, como se describe en los textos de fisiopatología, es un proceso complejo, y la interrupción a nivel de la integración músculo-esquelética o a nivel neurológico puede dar lugar a la incontinencia urinaria.

Actualmente se consideran cuatro tipos de incontinencia de orina: de esfuerzo, de urgencia, mixta, y de rebosamiento. Algunos autores incluyen un quinto tipo, la incontinencia funcional.

Algunos datos sobre la micción:
Para micionar (orinar), es necesaria una serie de procesos en el organismo, algunos de ellos automáticos e inconcientes (como la producción de orina por los riñones, el llenado de la vejiga) y otros conscientes (como el proceso de micción voluntaria).
Tanto el llenado como el vaciado vesical se producen de manera coordinada.
Durante la fase de llenado vesical, la vejiga debe adaptarse al volumen creciente de orina, esto sucede gracias a la característica especial que posee el epitelio urinario; la cual le permite estirarse y modificarse a la vejiga, a diferentes volumenes de orina. Mientras esto sucede, la puerta de salida de orina, es decir el cuello vesical, el esfínter y los músculos del piso pélvico; se encuentran contraídos, es decir cerrados, lo que impide la salida de orina.
Durante la fase de vaciado vesical, el músculo de la vejiga, denominado músculo DETRUSOR, se contrae, y al mismo tiempo la salida de orina (cuello vesical, uretra, etc) se relaja, permitiendo la micción expontánea.

La capacidad de la vejiga normal es de 300-500 ml, y el primer impulso para orinar generalmente ocurre entre los volúmenes de la vejiga de 150 y 300 ml. Sin embargo nosotros de manera consciente podemos evitar la micción, lo que generalmente ocurre.
Al alcanzar nuestra capacidad máxima de llenado vesical (unos 500 cc aproximados) evidenciamos el deseo inminente de ir al baño, produciéndose la micción demanera expontánea.

Cuando existe una alteración en el llenado vesical, es decir cuando la vejiga (y con esto su principal componente el músculo detrusor) ó el cuello vesical y la uretra; y ambas no coordinan adecuadamente; se produce la pérdida de orina o INCONTINENCIA URINARIA.
Conversaremos líneas mas abajo al respecto.

Los problemas de incontinencia urinaria tienen solución.
VISITENOS...!

Publicamos todos los días...!

Cirugía láser de próstata