Papiloma virus: diagnóstico de las verrugas genitales


Las verrugas genitales, tanto en hombres como mujeres son producidas por el virus del papiloma humano.
En el presente artículo discutiremos a cerca de su diagnóstico.


El Virus del papiloma humano (VPH) afecta aproximadamente al 50% de las mujeres jóvenes sexualmente activas, se producen en mujeres infectadas por VIH a un ritmo aún mayor. Debido a que las infecciones por VPH puede conducir a tumores y el curso puede ser más agresivo entre poblaciones infectadas por VIH, el diagnóstico precoz y el manejo adecuado es crucial.

La incidencia del virus del papiloma humano (VPH) está relacionada con el número de parejas sexuales y el grado de inmunosupresión de las personas.
La infección del tracto genital por VPH es muy común y afecta a aproximadamente el 50% de las mujeres jóvenes sexualmente activas, y la prevalencia de esta infección en  los pacientes infectados con VIH, es mayor que la observada en la población general.
Debido a que la mayoría de las infecciones por VPH fueron asintomáticas y subclínicas, muchas veces los urólogos no conocemos exactamente la prevalencia de esta enfermedad (el número de enfermos reales supera al número de enfermos que se supone que existan).

Varias cepas de VPH (tipos diferentes del mismo virus), están relacionados con varias enfermedades diferentes, que van desde las verrugas anogenitales a neoplasias malignas. Las verrugas anogenitales son generalmente relacionadas con los serotipos de VPH 6 y 11, pero también se han observado en pacientes infectados por VIH que tienen los serotipos de VPH asociados con un alto riesgo de la evolución neoplásicas, tales como los serotipos 16, 18, 31, 33 y 35.
Es importante notar es que varios serotipos diferentes pueden coexistir en el mismo paciente.

Las verrugas genitales pueden ser vistas dentro de la vagina y la uretra, y en el cuello uterino, vulva, pene y ano. Aunque en la mayoría de los casos de verrugas genitales son asintomáticas, pueden tornarse dolorosas, friables, y pruriginosas en función de su tamaño y ubicación.
La extensión y evolución de las lesiones se ven afectadas por la respuesta inmunitaria del huésped.

DIAGNOSTICO
El diagnóstico de las verrugas genitales generalmente se basa en la observación clínica. Las infecciones subclínicas son más frecuentes que las verrugas genitales visibles tanto en los hombres y las mujeres.
LA PENESCOPIA, es un examen úitil para dicernir si estamos frente a una lesión verrucosa por papiloma. Este exámen consiste en la aplicación de una solución de ácido acético (5%) de 3 a 5 minutos para diagnosticar los casos en que las lesiones muy pequeñas o aplanadas.
Al observar la zona tratada bajo aumento colposcópico se apreciarán lesiones aceto-blancas bien delimitadas con tejido normal circundante.
Los Condilomas planos son más a menudo el resultado de la infección con genotipos de VPH oncogénicos, por lo que su detección es fundamental. Esto es particularmente importante para los pacientes con infección por VIH, en los que el riesgo de evolución neoplásica es alta. Se han reportado casos de carcinoma de células escamosas ocultos en las verugas.

Para efecto diagnótico, independientemente del  tipo de tratamiento, es necesaria la obtención de muestras para su estudio anatomopatológico, pues como toda tumoación, es necesario el descarte de tumores  malignos.
PENESCOPIA
En la foto se aprecian las lesiones ácido acéticas positivas, sospechosas de infección por papiloma humano.


Publicamos todos los días...!

Cirugía láser de próstata