¿Sirven las hierbas para tratar enfermedades urológicas?


Fitoterapia en el tratamiento de las enfermedades urológicas

Las personas siempre buscan métodos no médicos o no quirúrgicos para tratar sus diversas dolencias. Con frecuencia el problema subyacente no es adecuadamente diagnosticado, por ende mal tratado e ineficaz.
Sin embargo, para muchas personas que tienen síntomas relativamente leves que no requieren ninguna terapia, existen pseudo medicinas que se pueden comprar sin receta sea de manera física o por la Internet. La pregunta que nos hacemos es: ¿Funcionan?

El análisis riguroso de estos tipos de compuestos ha llevado a la abrumadora conclusión de que tienen poco efecto más allá del placebo, la pregunta que se genera entonces es si: ¿un efecto placebo es razón suficiente para tomar un producto?

Una industria anual es Los Estados Unidos de $ 24 mil millones pareciera sugerir que sí lo es. 

Cuando los pacientes me preguntan si hay algún rol positivo de una preparación fitoterapéutica para los síntomas del tracto urinario inferior, les digo que el beneficiario principal es quien los vende.

¿Funcionan? ¡Pues no..!

Dr. Luis Susaníbar Napurí
Especialista en Urología y Medicina Sexual
Contactos:
http://urologiaperuana.blogspot.com/      
Consultas: 511 3324009  /  Móvil:  511 989662887
Av. Brasil 935. J. María. Av. Nazarenas 695. Surco
www.urologiperuana.com

Cómo debe manejarse el dolor pélvico crónico

El dolor pélvico crónico es uno de los mayores retos a los que nos enfrentamos en la consulta de Rehabilitación. Casi todas los pacientes remitidos por este motivo, llevan meses o años “de peregrinaje”. Acudiendo a distintos médicos sin que ninguno haya podido dar una solución a su problema. En muchos casos, ni siquiera se ha encontrado la causa de su dolor. Conozca de manos de la Dra. Laura Morales todo sobre este interesante tema.

Cuando hablamos de dolor pélvico crónico
Hablamos de dolor pélvico crónico cuando la persona padece, durante más de 6 meses, un dolor recurrente localizado en el área pélvica (engloba entidades muy diversas). Aunque al inicio no suele ser un problema de salud grave, casi siempre se asocia en su evolución a estados de ansiedad/depresión que alteran la vida personal, de pareja, familiar, laboral, social… Afectando en gran medida a la calidad de vida de las personas que lo sufren.

A pesar de que en algunos segmentos de la población es tan frecuente como el dolor lumbar, el dolor pélvico crónico es un gran desconocido. Falta aún mucho por saber sobre las causas de su aparición y los factores que hacen que cronifique. La mayoría de los pacientes son valorados exclusivamente por ginecólogos o urólogos. Y en los casos en los que se descartan causas orgánicas del dolor (es decir, que todas las pruebas realizadas son normales), se considera que el paciente no precisa más atención, puesto que “todo está bien”. Sin embargo, el hecho de que las pruebas de imagen sean normales, que no existan alteraciones en las analíticas, o que la exploración física sea aparentemente anodina, no significa que el paciente no esté sufriendo dolor.
Es cierto que el primer paso siempre debe ser acudir al especialista que corresponda (ginecólogo, urólogo, digestólogo). Para realizar un estudio completo dirigido a encontrar el origen del dolor (procesos infecciosos o inflamatorios, compresiones nerviosas, tumoraciones, etc.).

Pero, ¿qué hacer cuando no encontramos el motivo del dolor, y sigue doliendo?
En estos casos el paciente debe ponerse en manos de un equipo multidisciplinar especializado. Éste permitirá abordar el problema desde distintas perspectivas. Aún queda mucho por aprender sobre dolor pélvico. Pero quienes tenemos experiencia en este ámbito, sabemos que casi siempre entran en juego distintos factores que perpetúan este sufrimiento. Por eso, es imprescindible el punto de vista e intervención de cada miembro de este equipo: urólogo, ginecólogo, digestivo, especialista en dolor, psiquiatra, rehabilitador, psicólogo, fisioterapeuta…

Si padeces dolor pélvico crónico, no debes resignarte pensando que tu problema no tiene solución. Hay muchos médicos que sabrán valorar tu caso y ayudarte en este duro camino. En futuros posts hablaremos de qué podemos aportar los médicos rehabilitadores en este tipo de dolor.

Dra. Laura Morales Ruíz
Rehabilitación del Suelo Pélvico
Madrid Urología

Dr. Luis Susaníbar Napurí
Especialista en Urología y Medicina Sexual
Contactos:
http://urologiaperuana.blogspot.com/      
Consultas: 511 3324009  /  Móvil:  511 989662887
Av. Brasil 935. J. María. Av. Nazarenas 695. Surco
www.urologiperuana.com

El testículo tiene apéndices..!

Una causa de dolor testicular es la torsión de apéndices gonadales, que equivale al retorcimiento de una pequeña porción de tejido vestigial de la gónada, lo cual además de ser muy doloroso puede confundir el diagnóstico del médico más experimentado, líneas abajo el Dr. Fernando Susaníbar ´nos comenta este interesante tema.

Torsión de apéndices vestigiales
La causa más común de dolor testicular es la torsión de un “apéndice vestigial” y acontece principalmente en niños de entre 2 y 12 años de edad. En el escroto agudo, constituye entre el 24% y el 46% de los casos.

APÉNDICES VESTIGIALES
Los apéndices vestigiales del “testículo” son restos embrionarios del conducto de Müller o de Wolff. El apéndice del testículo se deriva de los principales tejidos femeninos de Muller, mientras que el apéndice del epidídimo deriva de los precursores masculinos de Wolff.


Esquema de Apendices Vestigiales. Ver descripción en el texto.

Existen cinco potenciales apéndices testiculares: (a) apéndice del testículo, (b) apéndice del epidídimo, (c) órgano paradidimario de Giraldes, (d) vas aberrans superiores de Haller y (e) vas aberrans inferior de Haller. Solo el apéndice testicular y el apéndice epidídimo se encuentran regularmente. Su única importancia es que también pueden experimentar torsión e imitar la torsión testicular. La torsión de los apéndices es la torsión más común en los niños prepúberes.

Debemos señalar que la torsión testicular extravaginal predomina en el período perinatal, mientras que la torsión intravaginal es más común en la fase puberal.


A) Apéndice del testículo B) Apéndice del epidídimo

TORSION DE LA HIDATIDE DE MORGANI
El apéndice testicular, o hidátide de Morgani, es un vestigio anatómico del conducto de Müller. Esta estructura pendular se encuentra dentro de la túnica vaginal y surge de los polos superiores del testículo. Se encuentra en el 90% de los hombres, y bilateralmente en el 60%. Los otros apéndices con poca frecuencia se informan también como causa de dolor escrotal agudo.


Aspecto típico de Tosión de Apéndice Testicular.

Aproximadamente del 91% al 95% de los apéndices vestigiales torsionados involucran los apéndices del testículo. Los síntomas imitan los de la torsión testicular pero son insidiosos en el inicio y menos severos. A menudo hay un hidrocele del polo superior localizado asociado y una reacción inflamatoria en el epidídimo, que a menudo aumenta de tamaño. El apéndice infartado  suele ser visible en el polo superior del testículo (signo del "punto azul") donde el tejido necrótico es visible a tras luz y palpable en hasta el 21% de los pacientes. Con frecuencia el testículo tiene leve sensibilidad a la palpación, y el reflejo cremastérico se mantiene intacto.

La evaluación ecográfica de la torsión de los apéndices del testículo generalmente revela una masa circular con ecogenicidad variable adyacente al testículo o epidídimo. Puede existir además un hidrocele reactivo que en muchos casos facilita la valoración pues el apéndice se puede ver dentro del líquido del hidrocele.

La ecografía doppler suele demostrar un aumento del flujo periférico alrededor del apéndice torsionado, con conservación del flujo normal en el testículo ipsilateral.

Si el diagnóstico es claro, el tratamiento consiste en reposo en cama con analgesia y antiinflamatorios no esteroideos. Generalmente el dolor cede espontáneamente a los 5 a 10 días.

En el caso de que existan dudas diagnósticas será necesario realizar una exploración quirúrgica  para descartar torsión testicular. Una vez establecido el diagnóstico “in situ” solo será necesaria la extirpación del apéndice comprometido.



Autor: Fernando Susaníbar. Madrid Urología.

Dr. Luis Susaníbar Napurí
Especialista en Urología y Medicina Sexual
Contactos:
http://urologiaperuana.blogspot.com/      
Consultas: 511 3324009  /  Móvil:  511 989662887
Av. Brasil 935. J. María. Av. Nazarenas 695. Surco
www.urologiperuana.com

El uso de antiandrógenos afecta el desarrollo de los nervios del pene y cuerpos cavernosos

Existe evidencia científica que muestra que utilizar medicamentos para el tratamiento del cáncer de próstata puede afectar el desarrollo y desempeño de los nervios del aparato genital.

Un estudio de Armagan mostró que 2 semanas después de la castración, las ratas macho comenzaron a mostrar alteraciones ultraestructurales del nervio dorsal del pene en comparación con las ratas de control. Estas alteraciones incluyeron signos de degeneración nerviosa y especialmente degeneración de la vaina de mielina. 

Posteriormente otro investigador, Suzuki demostró que el mismo efecto de la castración también afecta los nervios cavernosos. 
De hecho, en su estudio, realizado en 24 ratas macho, la presión intracavernosa provocada con estimulación eléctrica del nervio cavernoso fue significativamente menor en ratas macho castradas en comparación con los controles intactos 0,31 (0,22-0,39) mediana de presión intracavernosa / relación de presión arterial comparado con 0.58.
Además, cuando se administró el reemplazo de testosterona, se demostró que restauraba la función eréctil. 

La hormona masculina testosterona parece desempeñar un papel neuroprotector en las estructuras neurológicas periféricas que son esenciales para el comportamiento sexual masculino normal. Estos datos sugieren que la deprivación hormonal puede conducir a alteraciones neuronales estructurales que pueden estar implicadas en la disfunción sexual en esta población.


Dr. Luis Susaníbar Napurí
Especialista en Urología y Medicina Sexual
Contactos:
http://urologiaperuana.blogspot.com/      
Consultas: 511 3324009  /  Móvil:  511 989662887
Av. Brasil 935. J. María. Av. Nazarenas 695. Surco
www.urologiperuana.com

Por qué se tenemos ganas de ir al baño cuando dormimos?

Nocturia es el término médico como se conoce a la necesidad de levantarse para ir al baño cuando una persona se encuentra durmiendo y a saber existen tres causas de ello, lineas abajo reproducimos un excelente artículo sobre el tema de manos de Glustein Daniel, que fuera publicado en la Revista Argentina de Medicina Interna.

Nocturia en ancianos: puesta al día
Nocturia es un síntoma que le requiere al individuo despertarse para orinar. Aunque puede presentarse a cualquier edad, algunos autores postulan que ocurre en más del 80% de ancianos ambulatorios.
Fisiopatológicamente la literatura reconoce 3 mecanismos de nocturia:

a. Poliuria nocturna
b. Reducción de la capacidad vesical nocturna
c. Nocturia mixta o combinada

El volumen urinario nocturno y la capcidad vesical nocturna fueron los determinantes de la frecuencia urinaria nocturna en ancianos sanos. El aumento de la frecuencia nocturna con la edad se debe a una reducción en la capacidad vesical nocturna, dado que el volumen urinario nocturno no se modifica.
Se detallan alteraciones coadyuvantes en cada uno de los mecanismos citados.
Además se resumen las múltiples condiciones médicas asociadas a nocturia así como el breve análisis de condiciones puntuales (envejecimiento, HPB, etc.).
En base a parámetros clínicos y urodinámicos proponemos un algoritmo diagnóstico de nocturia en nuestros ancianos. Esbozamos los principales recursos terapéuticos conductuales y farma-cológicos.
Finalmente, concluimos que la nocturia es una condición que altera la calidad de vida de nuestro grupo en estudio y su AVD (actividad vida diaria), destacándose como factor de riesgo importante para caídas.

FISIOPATOLOGIA
Se describen tres mecanismos o categorías fisiopatológicas de nocturia:
a) Poliuria nocturna: se caracteriza por una producción normal de orina durante el día, con un exceso nocturno (6,4 ml/Kg o 1/3 del volumen de orina total, para otros una diuresis nocturna > 9ml/min y finalmente definida también como un volumen nocturno de orina > 35% de la producción de orina de 24 hs ); que excede la capacidad vesical creando la necesidad de orinar .
Así, definimos el índice de poliuria nocturna como el cociente entre volumen de orina nocturno / volumen de orina de 24 hs > 0,35.
El mecanismo patogénico mejor documentado del síndrome de poliuria nocturna es un descenso relevante en el patrón de secreción de hormona antidiurética: estos pacientes tienen bajos niveles de HAD durante el día que se mantienen por la noche.
Ancianos que sufren este síndrome están también más propensos a tener otros síntomas tales como dolor, espasmos musculares y sudor nocturno (este último particularmente común en mujeres con nocturia).
Merece destacarse que este grupo presenta además una marcada natriuresis nocturna, como consecuencia de un aumento del Na + filtrado así como una reducción en su reabsorción tubular: la hiperfiltración de Na + por la noche, puede ser atribuida, al menos en parte, a una elevación de tensión arterial; en tanto la reducción en la reabsorción tubular podría resultar de niveles supresivos plasmáticos de Angiotensina II, sin diferencias en la aldosterona plasmática. En suma, si bien existe variación interpersonal entre ancianos, los casos de poliuria nocturna muestran alterada la variación circadiana de distintas hormonas que regulan la homeostasis de agua y sal: además de la caída en el nivel de HAD, ya descripta, los autores coinciden en enfatizar la detección de altos niveles plasmáticos de péptido natriurético atrial, asociados a un aumento en la excreción de Na + que han sido detectados en pacientes con nocturia, específicamente poliuria nocturna.
En el exhaustivo estudio de Matthiesen y Col. se destaca que el grupo en estudio tuvo una tensión arterial promedio alta durante el día con tendencia a normalizarse durante la noche, en relación al grupo control, a predominio de la TAD; sin llegar a hipertensos, según criterios de la O.M.S. El aumento de la TAM durante el día se correlacionó en forma positiva con el volumen urinario nocturno. La patogénesis del aumento de TA no se conoce; no obstante, no parece ser causada por un elevado nivel hormonal de acción presora, ya que HAD y angiotensina II estaban disminuidas, quizás como mecanismo compensatorio.
La poliuria nocturna y natriuresis serán consecuencia de la presión que induce a lesiones en la médula renal y TCD debido a obstrucción crónica del tracto urinario. Estas lesiones pueden interferir con el ritmo circadiano normal renal del manenjo de Na+, reduciendo la excreción del mismo durante el día.

b) Capacidad vesical nocturna reducida: originada por obstrucción, inestabilidad del detrusor y/o infección urinaria baja. Se evidenció que la capacidad vesical nocturna reducida y el volumen urinario resultan determinantes significativos e independientes de la frecuencia miccional nocturna. Por el contrario, la capacidad vesical y el volumen urinario diurno decrecen paralelamente con la edad, cosa que no ocurre con el volumen urinario nocturno.
El aumento en la frecuencia miccional que acontece con el envejecimiento se atribuye, según algunos autores, a una reducción de la capacidad vesical nocturna, dado que el volumen urinario no se modifica por la noche. Sobre esta base, se postula que, en ancianos, una menor ingesta de agua podría influir favorablemente sobre este desorden . Sobre el tema que nos ocupa, distintos grupos de trabajo, confeccionaron índices urodinámicos relacionando la micción nocturna dividida por el peso corporal (Vn / Peso C -Vn 10 ml/Kg) y el mayor volumen orinado en la noche dividido por el peso corporal (Vmax / Peso C - Vn 4 ml/Kg). En la experiencia de Homma y Col. analizando ancianos con nocturia, ésta fue clasificada como poliuria nocturna (Vn / Peso C > 10 ml/Kg), baja capacidad vesical (Vmax / Peso C < 4 ml/Kg), y nocturia combinada. Kawauchi y col. concluyen en que si bien el aumento en la producción de orina es un factor común a todas las nocturias, la menor capacidad toma importanica en la nocturia de > 3 micciones.

c) Nocturia mixta o combinada
Recordaremos entonces que el índice de poliuria nocturna se define como el cociente volumen nocturno / volumen de orina de 24 hs > 0,35 y el índice de nocturia como el volumen urinario nocturno / capacidad vesical funcional. Cuando este cociente es > 1 ocurre nocturia . Existen múltiples condiciones clínicas asociadas a nocturia que se resumen, desde un enfoque fisiopatológico, en la Tabla 1. Algunas de ellas merecen un breve análisis:
Envejecimiento: pacientes de toda edad pueden tener síntomas urinarios bajos, pero la prevalencia de nocturia aumenta con la edad. Existen cambios urodinámicos asociados a la edad que muestran un deterioro gradual en la función y capacidad vesical con el tiempo. La excreción de líquido está influenciada por una serie de hormonas como angiotensina II, catecolaminas, PNA, renina, HAD y el volumen urinario está controlado también por el mecanismo de la sed y sus respuestas. Tales factores suelen alterarse en ancianos produciendo reducción en los niveles de HAD en la noche con más producción de orina nocturna. Finalmente, J. Blandy considera al envejecimiento como la causa más frecuente de nocturia.
Diabetes: en este grupo, la nocturia surge a raiz del cuadro hiperosmolar que genera la hiperglucemia, generando esencialmente poliuria. A ello pueden sumarse las frecuentes asociaciones mórbidas en estos pacientes como ICC, enfermedad prostática, etc.
Apnea obstructiva del sueño (AOS): puede causar nocturia a través de hipoxemia producida por la liberación del PNA. Su prevalencia es del 2% en mujeres y 4% en hombres.
Debe considerarse el diagnóstico de AOS en todo paciente que reporte despertares frecuentes para orinar y clínica sugerente de este desorden.
Enfermedad prostática: nocturia es generalmente considerada como un síntoma irritativo o de obstrucción y ha sido asociada marcadamente a hipertrofia benigna de próstata. Sin embargo, en la experiencia de Kawauchi y Col. , la frecuencia urinaria nocturna es un síntoma común que aumenta con la edad aun en hombres ancianos con un tamaño prostático normal: cambios en la función reno-vesical con la edad hacen más frecuente la micción .
Además, la reducción quirúrgica del volumen prostático y alvio de la obstrucción no eliminan la nocturia, aunque los pacientes reducen su frecuencia y la consecuente molestia. Así, alrededor del 38% de pacientes operados aún experimentan nocturia > 2 veces por noche, 1 año después de efectuada la RTU de próstata. Finalmente, la incidencia de nocturia es igual en hombres que en mujeres ancianas.



Referencia:
1. https://bit.ly/2KJxfnO

Dr. Luis Susaníbar Napurí
Especialista en Urología y Medicina Sexual
Contactos:
http://urologiaperuana.blogspot.com/      
Consultas: 511 3324009  /  Móvil:  511 989662887
Av. Brasil 935. J. María. Av. Nazarenas 695. Surco
www.urologiperuana.com

Dolor genital en el niño y adolescente

Existen muchas causas de dolor testicular, siendo la mayoría de ellas condiciones benignas, sin embargo existe una patología que es considerada una urgencia urológica y que debe resolverse a la brevedad debido a que si le damos tiempo puede ocasionar la pérdida de la gónada. Sepa más sobre la torsión testiculare líneas abajo.

Torsión testicular como causa de dolor agudo
La torsión testicular se considera una de las Urgencias Urológicas por excelencia. El diagnóstico rápido y la exploración quirúrgica dentro de las 4-6 horas posteriores al inicio del dolor son fundamentales para preservar el testículo.
La torsión testicular es el resultado de una torsión del cordón espermático, es similar a aplicar un torniquete al testículo, el cual impide el flujo de sangre al testículo y afecta el drenaje venoso, lo que produce un gran dolor debido al edema (hinchazón), isquemia (falta de riegue sanguíneo) y necrosis (muerte del tejido).
Dibujo1. Lado derecho normal, lado izquierdo torsión tescicular

Existe una curiosa distribución de edad bimodal, con el primer pico a la edad de 1-2 años y el segundo pico mucho más alto en la adolescencia. La torsión es relativamente poco común en adultos mayores de 40 años. Dr. Fernando Susaníbar


TIPOS DE TORSION
Conceptualmente existen 2 tipos de torsión testicular, aquella que acontece antes de entrar a la túnica vaginal (extravaginal) y otra en la que solo se torsiona el testículo situado dentro de la vaginal (intravaginal).

Desarrollo genital embrionario como causa de la torsión testicular
Durante el desarrollo, la túnica vaginal que proviene de una reflexión inferior de peritoneo y en íntima relación con el gobernaculum testis, fijan en la parte posterior del hemiescroto al testículo.

Cuando, en cambio, la túnica vaginal se extiende por todo el testículo, fijándolo en posición horizontal, conocida como «deformidad campaniforme» existe una mayor predisposición a la torsión testicular que tiene un punto álgido en el trauma testicular y con menos frecuencia con los cambios de temperatura y el estímulo sexual. Teóricamente, esta “inmadurez” congénita se supera con la edad disminuyendo el riesgo de torsión en la adultez temprana.

A la izquierda: inserción anormal "campaniforme" de la túnica Vaginalis. A la Derecha: Inserción anómala de la túnica Vaginalis.


FACTORES PREDISPONENTES

  1. Inmadurez de desarrollo del sistema reproductor (Torsión Extravaginal)
  2. Deformidad Campaniforme
  3. Criptorquidea o Teste No Descendido


TORSIÓN FUNICULAR EXTRAVAGINAL
Es un cuadro típico del período neonatal. En esta fase de nuestro desarrollo, teóricamente no ha existido el tiempo suficiente para la fusión del dartos con la vaginal y su tracción por el gobernaculum testis, lo que facilita la movilidad libre del testículo, la túnica vaginal y el epidídimo (diferente a la deformidad campaniforme).

La torsión se produce justo en el anillo inguinal externo, y se puede producir inclusive intrauterinamente, previo al parto, con afectación de todo el contenido escrotal. En la mayoría de casos el testículo es no viable.
Clínicamente hay una masa escrotal firme y dura, indolora o poco dolorosa y opaca a la transiluminación.

El diagnóstico diferencial incluye: la hernia estrangulada, la Vaginitis meconial, el hidrocele del neonato por persistencia del conducto peritoneo-vaginal, o los tumores testiculares del neonato. Una ecografía abdomino escrotal puede ser suficiente para un diagnóstico certero.
El tratamiento es quirúrgico con orquiectomía y fijación transescrotal del otro testículo.


TORSIÓN FUNICULAR INTRAVAGINAL
Es el cuadro típico de la infancia y adolescencia con mayor frecuencia entre los 8 – 20 años y con un pico máximo a los 14 años.
Existe mayor predisposición con la “deformidad campaniforme” en el desarrollo.

Característicamente suele ser un cuadro espontaneo y brusco, aunque en algunos, puede haber antecedentes de traumatismo, cambios de temperatura bruscos, ejercicio o estímulo sexuales que inducen un reflejo cremásterino potente que genera la torsión. La aparición suele ser en muchos casos nocturna y además suele existir antecedentes de cuadros de seudotorsión testicular con dolor testicular leve a moderado y pasajeros.


Clínicamente se caracteriza por dolor escroto – inguinal abrupto, in crescendo e incapacitante en los casos más severos con cortejo vegetativo (sudoración, náuseas, vómitos). No hay síndrome miccional, siendo rara la fiebre, que aparece sólo en casos evolucionados donde hay necrosis testicular.

La exploración física revela un testículo afecto elevado  y horizontalizado (signo de Gouverneur positivo) acompañado de edema y cambios de coloración del escroto de rojizo a azulado inclusive. La maniobra de elevar el testículo no ejerce mejoría o incluso puede propiciar mayor dolor (signo de Prhen negativo). El reflejo cremastériano –contracción del músculo cremastérico provocado por estimulo de la cara interna del muslo- se encuentra abolido.

En la analítica sanguínea suele existir leucocitosis con desviación izquierda, por lo que todo cuadro escrotal en jóvenes debe plantear este diagnóstico diferencial.

La Ecografía convencional es una prueba poco específica y con grandes limitaciones para el diagnóstico de la torsión testicular pudiendo encontrarse tanto un patrón hipoecogénico como hiperecogénico en función al grado evolutivo de la torsión.

La Ecografía aunada al Doppler Color es el estudio de elección para la valoración de la vascularización del cordón testicular y del testículo. Se asume que esta prueba tiene una Especifícidad del 100 % y una Sensibilidad del 80 %; aunque existe evidencia clínica que sugiere que la sensibilidad de la Ecografía Doppler podría ser más baja de lo esperado, en torno al 60 % dependiendo en gran medica del examinador. (Bentley DF, Ricchiuti DJ, Nasrallah PF, McMahon DR. Spermatic cord torsion with preserved testis perfu- sion: initial anatomical observations. J Urol 2004;172 (6 Pt 1):2373–2376).

Ecografía Dopler testicular, muestra el teste derecho con compromiso de la captación Doppler, mientras que el lado izquierdo muestra actividad sanguínea adecuada.

Durante la valoración inicial una vez confirmada la Torsión Testicular existe la recomendación de intentar realizar una Destorsión Manual SOLO en casos seleccionados. En caso de que esta resultase exitosa clínicamente (disminución del dolor) y mediante la valoración con Ecografía Doppler de control (flujo adecuado), de igual manera estos pacientes deberían ser sometidos a Oquidopexia electiva.

Fuera de esta recomendación, todos lo paciente con Torsión Testicular confirmada, como aquellos con alta sospecha clínica independientemente a los hallazgos ecográficos, deberán ser sometidos a Exploración Escrotal Urgente lo más precozmente posible.

La exploración escrotal se realiza vía intra escrotal con “Destorsión In Situ” del testículo mediando un tiempo de unos 20 minutos para apreciar cambios en la coloración que pueden ser signos indirectos de recuperación inmediata o mediata de la viabilidad testicular.

OBJETIVOS DE LA EXPLORACION ESCROTAL

  • Identificación y confirmación rápida de la Torsión
  • Re establecimiento de la perfusión testicular
  • Valoración de la viabilidad testicular
  • Prevención de recurrencia futura

El riesgo de orquiectomía esta directamente relacionado con el tiempo de isquemia, siendo de un 5 % dentro de las 6 horas, de un 20 % después de las 6 horas, duplicándose a 40% después de las 12 horas. Tras 24 horas de evolución casi un 80 % de los testículos son No Viables. Si existen dudas respecto a la viabilidad lo más aconsejable es conservar el testículo y realizar un control en miras a una posible atrofia secundaria que puede acontecer incluso luego de 2 a 3 años en un 60 % de los testículos recuperados.

Hasta un 80% de los pacientes pueden experimentar una disminución de la espermatogénesis, estando relacionado este porcentaje directamente con el tiempo que ha durado la isquemia testicular.
Aunque es un debate constante, algunos autores recomiendan la fijación del testículo contralateral por riesgo teórico de Torsión Testicular contralateral posterior.

Autor: Fernando Susaníbar, Madrid Urología.

Referencias:
1. http://www.firstmed.ae. Dibujo 1.
2. http://www.sumdu.edu.pa

Dr. Luis Susaníbar Napurí
Especialista en Urología y Medicina Sexual
Contactos:
http://urologiaperuana.blogspot.com/      
Consultas: 511 3324009  /  Móvil:  511 989662887
Av. Brasil 935. J. María. Av. Nazarenas 695. Surco
www.urologiperuana.com

Semen con sangre

Algunos varones pueden notar durante la eyaculación la presencia de rasgos de sangre en el semen, incluso el eyaculado en su totalidad puede tornarse de un color rosado. Líneas abajo le explicamos a qué se puede deber

Hematospermia
La presencia de sangre en el semen se conoce médicamente como hematospermia o hemospermia, un síntoma que es causa de gran preocupación en el varón y su pareja. Sucede usualmente en varones jóvenes (menores de 40 años) y está asociado a procesos infecciosos e inflamatorios de las vesículas seminales y la próstata, siendo una condición autolimitante.
La hematospermia puede suceder varias veces en el transcurso de la vida del varón adulto sin que se percate de ello, ya que no es usual que visibilice siempre su eyaculado.
Si el episodio se repite con frecuencia o la persona tiene más de 40 años, deberemos evaluar no sólo la presencia de enfermedades de las vías urinarias y del aparato reproductor masculino (testes, próstata y vesículas seminales); sino también enfermedades del hígado y el bazo.

Si tiene sangre en el semen y es mayor de 40 años acuda al urólogo para una evaluación

La hematospermia crónica es una condición en la cual se presentan hematospermia por más de dos meses o 10 eyaculaciones, y ello amerita mayor evaluación, siempre.

Durante el examen clínico debemos poner énfasis en las estructuras anatómicas durante la palpación de las gónadas, de los epidídimos,  próstata, vesículas seminales, conductos deferentes y pene.

La el meato y uretra deben inspeccionarse tratando de detectar lesiones que puedan producir sangrado, los conductos deferentes deben ser palpados en toda su longitud en búsqueda de tumoraciones (en algunos casos pueden ser indicativas de tuberculosis). Durante el examen dígito rectal de la próstata además de las características de la glándula NO deben palparse las vesículas seminales, si se palpan debemos sospechar de alguna malignidad. Los varones mayores de 50 años con sangre en el semen siempre deben ser evaluados para descarte de cáncer de próstata.

QUE PUEDE CAUSARLA?
Distintos órganos pueden producir sangrado en el semen

Problemas de la próstata
La primera causa es el sangrado luego de una biopsia de próstata, algo que es evidente durante la evaluación de los antecedentes personales, una biopsia puede ocasionar hemospermia en un variopinto número de pacientes, existen estudios cuyos rangos porcentuales van desde 5 a más del 80%
El cáncer siempre será motivo de discusión, existen algunos trabajos que relacionan esta enfermedad con la presencia de semen sanguinolento, mientras otros autores no encuentran asociación. 
Lesiones sangrantes pueden ser evidenciadas durante la cistoscopia, entre ellas las várices y telangectasias prostáticas.
La prostatitis es una causa discutible de esta patología, la mayoría de estudios no han encontrado suficiente asociación para demostrarlo. 
La braquiterapia, un modo de tratamiento con semillas radiactivas para el cáncer de próstata, también puede producir este síntoma. 

Problemas de la uretra
La uretritis, infección y/o inflamación de la uretra es una causa frecuente en menores de 40 años. 
El virus del papiloma puede producir en ocasiones sangrado de uretra, así como quistes, pólipos o estenosis.

Problemas de las vesículas seminales
Los quistes pueden producir hematospermia. En el caso de quistes congénitos es importante señalar que la presencia de quistes puede estar relacionada a agenesia renal o de vasos deferentes ipsilaterales. Ya los quistes adquiridos pueden deberse a infecciones o tumoraciones malignas.
Con el uso de la resonancia magnética se ha podido asociar la presencia de quistes y lesiones hemorrágicas en las vesículas seminales y conductos deferentes, señalados por muchos como las principales causas de hemospermia.

Infecciones
Infecciones por tuberculosis, sida y citomegalovirus han sido asociadas con mucha frecuencia a esta patología. Enfermedades de transmisión sexual han sido evidenciadas en otros estudios, siendo causadas por herpes virus, clamidia, enterococos y ureaplasma.

Enfermedades sistémicas
Muchas enfermedades han sido relacionadas con esta patología, sin embargo no siempre el médico las lleva en mente, entre ellas tenemos la hipertensión, enfermedades crónicas del hígado, amiloidosis, linfomas e incluso la denominada diátesis hemorrágica.

TRATAMIENTO
Al ser una enfermedad que causa mucha ansiedad en el varón, lo primero que debemos hacer es calmarlo, ya que usualmente se autolimita; sin embargo debemos poner especial interés en la hemospermia en tres situaciones:
  1. Varón de más de 40 años
  2. Duración de más de 2 meses
  3. Presencia de sangre en la orina concomitantemente (hematuria)
Se debe identificar el causal, por ejemplo:
  • si son infecciones instaurar el tratamiento antibiótico
  • si son várices, fulgurarlas
  • los quistes pueden ser aspirados en el caso de la próstata
  • en algunos pocos casos es necesaria la cirugía de la glándula prostática

Referencias:
1. Leocádio DE, Stein BS. Hematospermia: etiological and management considerations. International Urology and Nephrology. 06/19/2008. 41:77-83
2. Aslam MI, Cheetham P, Miller MA. A management algorithm for hematospermia. Nat Rev Urol. 2009 Jul. 6(7):398-402
3. Ahmad I, Krishna NS. Hemospermia. J Urol. 2007 May. 177(5):1613-8

Dr. Luis Susaníbar Napurí
Especialista en Urología y Medicina Sexual
Contactos:
http://urologiaperuana.blogspot.com/      
Consultas: 511 3324009  /  Móvil:  511 989662887
Av. Brasil 935. J. María. Av. Nazarenas 695. Surco
www.urologiperuana.com

Publicamos todos los días...!

Cirugía láser de próstata